Buscar y encontrar

Aquí la tierra se funde con mis manos

miércoles, 3 de junio de 2015

El puño en el corazón



A veces recurro a un signo idealista, mi manzana mordida, el puño en el corazón; y persigo una esfera lejana, quizás estrella. Convierto el oprobio en el sueño donde somos héroes, redimiéndonos con la idea del pan, combatiendo las perennes horas fútiles y mostrando los otoños por donde el sol se filtra  entre las ramas.

Locura sin suelo, me irán a decir. Pero no dejo que la pesadilla sea más que nuestra sombra. Sigo soñando otra verdad, otro modo, otra cosa. No me resigno a dejar de pelear por lo que nos nombra. Esa verdad que los jefes vestidos de angelito, con sus títulos y postítulos, sus honores, sus curriculums, conciben como falsa, conflictiva y adversaria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario