Buscar y encontrar

Aquí la tierra se funde con mis manos

domingo, 30 de abril de 2017

Juego de palabras






Juego de palabras

Me gusta deambular pensando que el tiempo se arma a sí mismo como una esfera de plata; me gusta hacerme la idea de un acontecer semicircular, casi retornado, como un paraguas blanco que se abre en medio de la lluvia. Pensarlo así, dirían mis maestros, sería una cosa casi espiritual, volátil, nada concreta; pero no es justo declararlo de ese modo: tengo la segura convicción que la operación de abrir un paraguas ideal, utópico, pertenece a los actos heróicos.
 
 
 
 
 

Las malas costumbres







Las malas costumbres

Hay gente que nada tiene en el pecho, que se pasa la vida haciendo maniobras para restituirse el corazón, que viene diciéndose a los adentros por qué yo, por qué soy yo. Y no hay nada en el mundo que les pueda dar un pájaro, y una canción. Son ellos, como bastardos huéfanos de pan y manteca, los que les quiero dar de abrazos; porque ¿no son ellos los desnudos, a pesar de sus lindos atavios y uniformes?, ¿no son ellos y ellas quienes tienen un pedazo de infierno en el lugar de su ombligo? Bendita esa gente que no les da la espalda por ser más ciudadana y hermana. Hay gente que nada tiene en el pecho; yo les guardo una canción.




sábado, 29 de abril de 2017

Tren





Tren


Me gusta pensar cuando viajo; las ideas parecen desarrollarse al ritmo del tren: avanzan, se detienen, y vuelven a avanzar; en cada estación hay una pausa, un relajo, algo que tiene forma de puntos suspensivos; después, cuando el tren vuelve a ponerse en marcha, mis pensamientos se aceleran, empezando siempre con una letra mayúscula, quitando comas como para avanzar rápido en el discurso. No tengo dudas mientras el tren está yendo hacia algún sitio: me siento seguro de mí mismo, de lo que pienso, de lo que estoy pensando; si el tren, vaya a saber el desperfecto, se detiene súbito y malogrado, mi pensar fracasa como un caso perdido. Me gusta pensar cuando viajo; y si llego finamente a mi destino, puedo poner un lindo punto final, encuadrar mi pensamiento y colgarlo en la pared de entrada del hall de casa.







miércoles, 26 de abril de 2017

Los almendros





Los almendros


Cómo será que el tiempo
se ha vuelto mío
que hasta los pájaros cantan
con un sol enamorado
Cómo será que la tierra
se ha vuelto mía
que hasta los almedros florecen
al cielo hecho de nubes
Cómo será cómo
que el presente
no demora porvenir
ni tampoco lo siento
el pasado y su recuerdo
Cómo será que las cosas
la urdimbre sensación de las cosas
se mete en el centro de mi pecho
y todo es mío
como un día soñado.





martes, 25 de abril de 2017

viejos jugadores colombianos




viejos jugadores colombianos

La poesía no me sale
no me viene
se hace escurridiza
invisible
la emparcho con esas figuritas
que venían para el mundial 90
con jugadores colombianos
como Fredy Rincón
o el arquero Higuita
pero ella
ella mi amada
la poesía susurrar
no dice nada
nada
y son los agujeros
emparchados
con fútbol noventoso
los que me hacen llorar




lunes, 24 de abril de 2017

Lo qué





Lo qué


Alguien me explica la diferencia básica entre metafísica y ontología. Digo que sí con la cabeza, mientras mi corazón dice que no; y cuanto más se explaya el personaje en su disertación filosófica, más me voy enredando las tripas. A veces, voy pensando en silencio mientras sigo diciendo que sí con mi cabeza, ya no es necesario tanta filosofía de libro no solo por lo difícil de su compleja composición, sino porque a la gente común, los doxanos, nos sigue siendo ajena. Y don filósofo sigue explicándome, ahora, la diferencia substancial entre epistemología y gnoseología, y yo sigo diciendo que sí con la cabeza, que no con el corazón. Desde Platón que la doxa es marginada, menospreciada, ninguneada; y yo, como todos los doxanos, queremos doxa.




sábado, 22 de abril de 2017

Negra hermosa





Negra hermosa

No voy a hablar del moño rojo que tenés en la garganta; no quiero hablar tampoco de tus labios carnosos y rubicundos; no quiero hablar de ese pelo largo y negro y que sé yo, ni de tus ojos torcidos, de tu nariz de estatua; tampoco busco decirte que tenés las orejas enormes y feas: voy a decirte algo de tu sombra. Eso que no sé, que quizá sea un recuerdo borrrado, un oscuro silencio, una memoria que duele. De eso quiero hablarte, de lo que no entiendo, porque no sé, porque me gusta. Eso, eso es lo que me gusta.
 
 
 
 
 

lunes, 17 de abril de 2017

Distancia





Distancia


Al sur las cosas frías tienen más cuerpo que una mujer, más peso que un cadáver, más cielo que un descampado. Al sur, las cosas son más frías y más cosas que yo, más sucias y con más contorno que yo, más sencillas, y más reales; porque ahí, en el sur, el frío de las cosas y el tiempo de sí mismas llevan en su rostro el reflejo de mi cara, de mi redonda y perdurable cara, de la misma joven y envejecida cara de siempre. Y vos estás allá, al norte de todo, del otro lado del mapa, lejos y tan lejos que casi me cuesta llorar. Lloro poco, pero lloro. Al sur, las cosas frías son más cuerpo que yo.




sábado, 15 de abril de 2017

Más







Más

Cada vez más somos menos poetas, cada vez y cada vez más. Cada vez menos, menos y menos cada vez más. Escribimos por la costumbre de ser por escrito lo que no podemos hacer por lo demás; y si nos viene esa gana de verso, lo hacemos con pecado y delito de licencia a la hora del poema, del ritmo y la rima del poema, de la metáfora del sí que tiene ese poema. La verdad se juega en lo escrito, y cada vez menos cada vez más. Porque al fin de cuentas el verso tiene su ciencia, su amor, su nostalgia, su tumba, su epitafio y su renacer. Siempre, su renacer. Por eso somos cada vez más poetas de lo cada vez menos. Menos de lo más para ser más.