Buscar y encontrar

Aquí la tierra se funde con mis manos

lunes, 22 de agosto de 2016

Diablos



Diablos

Yo vi cuando los ángeles caían.
Vi veinte demonios expulsados.
El exilio de los ángeles rebeldes convocados
por las baldosas y los adoquines.

Tiran piedras;
ni hace falta decirlo.
Son como huérfanos de cielo,
más por libres que por pecados,
más por sueños que por delitos,
más por amor que por haber sido lujuriosos.

Y vienen hacia aquí marchando cojos,
heridos de un mundo y alquitrán,
cemento y hormigón entre sus manos
y alas rotas de haber perdido vuelo.

Por ser libres a un dios y al juez de los limbos
que ya no permite dejarlos ciegos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario