Buscar y encontrar

Aquí la tierra se funde con mis manos

lunes, 30 de mayo de 2016

Zapatos de goma



Zapatos de goma

No resignaré un centavo mis sueños, no ablandaré mi insomnio con prolijas razones justificadas. El cielo de la noche será mi esclavo, y yo venderé luciérnagas como pochoclo en las esquinas. Mi osamenta seguirá de pie; mi carne será mi propia carne, y mis venas las que no tengo, las que no tuve desde un principio, las que jamás tendré por azules que sean. Pero mis sueños seguirán ahí en la intemperie, buscando el cometa perdido, imposible y fugaz. Haciendo de la vida un conjunto altivo de estrellas, sin principio ni final. Será el futuro mi sustancia, la clase de mayor fortuna sin sombra, los billetes rotos de mil. Seré la voz del poeta que vibra, que carna su propia alma juntando las monedas del piso. Porque la vida me pertenece todavía y de la vida he venido a lustrar mis zapatos de goma. Ya no habrá silencio capaz de enterrarme, ni locuaz discurso advenedizo.


2 comentarios:

  1. bellos versos, bueno, en realidad no sé si se llaman "versos" pero me han llegado muy hondo, felicitaciones !

    ResponderEliminar